¿Qué es Hosting o alojamiento web?

Si has pensado en montar el sitio web de tu negocio, ya habrás escuchado la palabra hosting o alojamiento web. De por sí es importante tener uno para construir y publicar una página web. Por ello te contaremos qué es el hosting, así podrás elegir un plan que tenga todas las opciones necesarias para concretar tu proyecto y llevarlo al mundo digital.

¿Qué es el hosting?

Es un lugar virtual en el que se almacena tu sitio web para que así las personas puedan visitarlo en cualquier momento. Si este no existe, no será posible que las personas puedan llegar a tu página web e interactuar con ella.

En resumen, el hosting o alojamiento web es donde estarán todos los archivos que hacen que tu web funcione e interactée adecuadamente con los usuarios que acuden a ella.

Entendiendo en qué lugar se encuentra el hosting

El hosting es un espacio virtual que es creado por computadoras llamadas servidores. Estas suelen tener componentes de alta potencia, ya que deben ir a altas velocidades para procesar información.

Ahora piénsalo, si el hosting hace que tu página web esté disponible todo el tiempo (día y noche), significa que hay un servidor (computadora) que está encendido y conectado a Internet para que desde cualquier lugar se pueda acceder a tu sitio.

De allí que a la hora de seleccionar un plan de hosting, veas que existen diferentes aspectos a evaluar: la memoria RAM, el ancho de banda de tráfico, la cantidad de disco duro que puedes usar, entre otros. Esto debido a que estarás usando directamente una sección de un ordenador para que funcione tu página.

Ahora, ¿qué tipos de hosting puedes encontrar?

Cada tipo de alojamiento se define por cómo se encuentra en el interior del servidor. Hay 3 que son los más comunes y te los explicaremos:

1. Hosting compartido

Es el más común y se presenta cuando compartimos el mismo servidor con otros usuarios, haciendo que varias personas puedan tener montada su página web en la misma computadora y según el plan adquirido, usen una porción de sus recursos.

2. Servidor dedicado

Suele contratarse cuando el proyecto es muy grande y requiere demasiados recursos para su funcionamiento. Puede tratarse de aplicaciones educativas, redes sociales, etc. Considera adquirirlo si el trabajo que vas a realizar tendrá demasiado tráfico web y manejarás mucha información.

3. VPS o servidor virtual privado

En un mismo ordenador se designan espacios virtuales y a cada uno se les da una porción de los recursos del servidor. Allí verás que en el mismo servidor hay diferentes espacios virtuales, que son privados y por lo tanto cada uno usa de forma independiente la potencia de la computadora.

Ya sabes qué es el hosting y cuáles son los tipos de alojamiento web que puedes elegir. Ahora, selecciona el que más se ajuste a toda tu web: cantidad de dominios, espacio disponible, ancho de banda de tráfico y bonos como el certificado SSL.

Así, cuando adquieras tu plan, estarás seguro de las posibilidades que tendrás a la hora de construir la web de tu negocio.